Este día es su mejor tiempo, el instante de ahora.

Si usted mantiene inclinación hacia la tristeza, esta es la oportunidad de meditar en la alegría de la vida y de aceptarle el mensaje de renovación permanente.

Si la enfermedad permanece en su compañía, surgió la ocasión de tratarse con seguridad.

Si usted erró, está en el camino de acceso a la corrección.

Si ese o aquel plan de trabajo está incubando en su pensamiento, ahora es el momento de comenzar a realizarlo.

Si desea hacer alguna acción buena, apareció el instante de promoverla.

Si alguien aguarda sus disculpas por faltas cometidas, habrá sonado la hora en que usted puede olvidar cualquier hecho infeliz y sonreír de nuevo.

Si alguna visita o manifestación afectiva espera por usted, llegó el tiempo de atenderla.

Si necesita estudiar determinada lección, encontró usted la oportunidad de hacerlo.

Este día es un regalo de Dios, en nuestro auxilio; depende de nosotros aquello que, con él, vengamos a hacer.

Respuestas del más allá. Chico Xavier/André Luiz